jueves, 3 de diciembre de 2015

BILLETE A LOS SUEÑOS... VIAJE HACIA RECUERDOS NUNCA OLVIDADOS


Después de tantos años viajando en tren he adquirido algunos hábitos: siempre subo en el mismo vagón (por ahorrar unos pasos al bajar), me siento al lado de la ventanilla y siempre miro al cielo. Cada día es diferente, un lienzo que “alguien” nos prepara para que lo gocemos. 


“Miraaaa maaaami, el cielo…”
Hacía rato que yo estaba absorta disfrutando de un espectáculo único, un atardecer que ha teñido el cielo desde el rojo más intenso al naranja, pasando por rosas y lilas, hasta desaparecer.
Al oír a la niña, que no tendría más de 5 años, he dado un vistazo a mi alrededor. Un señor dormitaba, un chico escuchaba música con los ojos cerrados, un grupo de estudiantes hablaban de cómo les había ido el día… y la madre de la niña toqueteaba sin parar el móvil.
“Sí, cariño…”, le ha contestado con voz cansada y sin levantar la vista de su agitada conversación por whatsapp. 

La niña miraba por la ventanilla con sus enormes ojos negros encendidos y una sonrisa tierna en sus labios. “Ojalá no pierdas nunca tu inocencia y asombro por el enorme y hermoso lienzo que se extiende ante nosotros todos los días…

Muchos ya ni levantan sus miradas quizás por miedo a perderse en su inmensidad”… un leve toque en el hombro despertó de su ensoñación a Marta Perdón señorita ¿su billete?

 

domingo, 4 de enero de 2015

OTRA NOCHE...



Otra noche en blanco y negro,
me falta el aire...
Mi cama vacía y fría
se llena de alfileres. 
No hay descanso para mi cuerpo, 
para mi alma...

Entre sueños siento tu tacto
pero sólo es ilusión, deseo...
pesadilla que se repite
entre demonios que me acechan...

Esta noche será diferente,
me acunarás en tu regazo.
Recogerás con cuidado los alfileres
y los guardarás en su cajita de latón...
y los demonios huirán
a sus infiernos...

Ojalá tu calor me quitara este frío
y las nubes pasaran de gris a naranja.
Tu aliento en mi cuello, al amanecer
como suave colcha deshilachada.

Petra Frida (agosto'14)

sábado, 3 de enero de 2015

NO TE RINDAS...

Este poema es especial para mi... está lleno de esperanza, de energía...
Hace tiempo que lo adopté como lema, tanto para mi como para ti... porque te quiero!!!
Nadie dijo que la vida sería fácil, por eso no hay que rendirse... cada día es una nueva oportunidad para ser feliz!!!




No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

(Mario Benedetti -?-)


sábado, 20 de diciembre de 2014

GOTA




"Esa gota sudorosa

que resbala por mi piel...
ya no es gota,
es deseo, suspiro...


un relámpago invisible 

que recorre mi interior..."

Petra Frida (mayo'14)

LATIENDO AL UNÍSONO (relato erótico)

(Este pequeño relato nació a raíz del reto que me planteó un amigo... lo acepté y este fue el resultado. Espero sea de vuestro agrado...)



No sé como hemos llegado a esta situación… de pie delante de tu cama, en ropa interior.

Tus labios rozando los míos provocan un escalofrío que recorre mi cuerpo, que se une al tuyo… cálido.
Nuestras manos recorren cada rincón, despacio y las últimas prendas desaparecen.
Siento por primera vez el roce de tu pene que late con vida propia mientras aprieto tus nalgas y no queda ni un milímetro sin contacto.

Tus ojos me miran de forma diferente, brillan y me hablan con deseo.
Acaricias mis pechos que se van poniendo duros… tus labios y tu lengua los recorren con ansia. Muerdes mis pezones, mi excitación aumenta y mi boca se muere por la tuya.
Recorro tu pecho, chupando, lamiendo y besando tu piel.


Tus manos en mis hombros me piden que siga bajando… llego a tu cintura y me siento en el borde de la cama.
Tu pene queda  a la altura de mi cara y mientras juegas con mi pelo, mis manos lo acarician… siento de nuevo su latido, ahora más fuerte.
Te miro… esa media sonrisa lo dice todo.
Mis labios y mi lengua lo recorren y humedecen… Tu respiración se acelera y me pides más.
Lo mordisqueo, entra en mi boca lentamente para volver a salir. Lo repito varias veces y tu cadera sigue mi ritmo y lo aumenta.
Tu pene empieza a tomar su forma erecta.
La temperatura aumenta, noto el sudor bajando por mi pecho.
Tus manos acarician mi espalda y yo me paro en tus testículos para darte más placer.
No dejo de acariciar tu pene…
Necesito hacerme una contigo, tenerte dentro de mi.
Vuelvo a tu cintura, dejo que tu pene acaricie mis pechos y me levanto de la cama.
Quiero fundirme contigo………


Mi espalda toca la pared mientras tu cuerpo me empuja y aprieta… los sentidos se desatan…
Tu mano entre mis piernas, tus dedos en mi vagina…húmeda…
De repente siento tu pene entrando en mi, mi respiración se corta y me abandono a ti.
El ritmo se acelera y, sin separarnos, acabamos en la cama, entre las sábanas……. sudando… ahogando gritos de placer, palabras entrecortadas…

Te detienes un momento, me miras y, mientras susurras un te quiero, te corres dentro de mi y yo siento que el tiempo se para………….

Abro los ojos, noto tu cuerpo junto al mío, tus brazos me rodean… cálido y latiendo…
me siento viva!!!




(Petra Frida-Nov'13)

MÍRAME...


Mírame…

¿Me ves?

Invisible a tus sentidos,
mi cuerpo arde, se revuelve…
no soy de piedra, ni de hierro…

Me siento intocable, ausente…
añorando manos y labios
que nunca sentí.

Mírame…
¿Me ves?

Tu aliento me hace insomne,
noche en blanco, luna inquieta…
¿Cuántos latidos nos separan?

Estoy ante ti y no me ves,
no sientes mi deseo, mi locura…
seguirá mi tierra yerma, tierra seca…

Moriré… mientras respiras…


(Petra Frida)